Gente que me sigue:

domingo, 10 de octubre de 2010

Margarita.

Mullá Nasrudín es el protagonista de numerosísimas historias cortas del mundo islámico (Mulá quiere decir "maestro"), que pretenden mostrar con sus sencillas palabras una enseñanza a modo de moraleja.
Cada una de éstas historias cortas hace reflexionar a quien la lee, y suelen ser humorísticas. Con un humor muy cotidiano, a veces con contrasentidos, e incluso aparentes absurdos.
Sus enseñanzas han sido utilizadas por maestros del sufismo, y van desde la ilustración de asuntos morales hasta la explicación de fenómenos científicos o naturales.
Entre esas historias sufís, hay una sobre un monje y su jardín de margaritas, que decía así:

Nasrudín, el monje sufí, había decidido plantar flores en su jardín. Para eso preparó el suelo y sembró semillas de las flores que le parecieron más bellas. Cuando las flores comenzaron a nacer, observó con enfado que su jardín se iba llenando de flores que él no había elegido, especialmente de margaritas. 
Nasrudín fué en busca de consejo especializado. Habló con todos los jardineros que conocía y leyó las instrucciones para librarse de las margaritas. Pero todo fué en vano.
Las margaritas crecían cada vez más fuertes. Se mezclaban con los claveles, dalias y demás flores.
Finalmente decidió ir a la capital y entrevistarse con el jardinero real, jefe del jardín del palacio del Rey.
El sabio jardinero ya había aconsejado a muchos otros de cómo librarse de flores y plantas indeseables.
Nasrudín le contó su esfuerzo por librarse de las margaritas que crecían en su jardín. El viejo jardinero lo escuchó atentamente y después de un largo silencio, le dijo:
Por lo visto, debes cambiar tu decisión, y aprender a amar a las margaritas.







¿Quién no ha deshojado alguna vez una margarita, con el típico "me quiere", " no me quiere"...Con el gracioso desenlace de que si finalmente resultaba que nos quería; estábamos agusto, y si el resultado era negativo...pues cogíamos otra...
El origen de éste "juego" dicen que proviene de una vieja creencia oriental, en la que el enamorado cortaba una de éstas flores muy de mañana, que aún tuviese rocío y la guardaba en el bolsillo; si al final del día aún permanecía fresca, quería decir que su boda estaría llena de dicha. Se dice que si la margarita se marchitaba, el joven quedaba soltero para siempre...curioso.
Bueno, sólo me queda deciros que espero que os guste éste sencillo dibujo; realizado con lápices de grafito y un toque de color con rotulador amarillo.

18 comentarios:

Sentimientos! dijo...

Holaa Fernando
me encantan las margaritas :)
La historia que dejaste en tu entrada créeme que me gusto muchísimo...
muchas veces deshoje margaritas con me quiere no me quiere,pero no conocía lo de guardarla en el bolsillo :)
El dibujo como siempre de lo mejorrrrrrr .
Te quiero muchísimo.
besoss

✙Eurice✙ dijo...

Me ha gustado la historia sufí, pero lo que más el dibujo, es tan....entrañable y emotivo que con tu permiso me lo llevo al desván, le pondré un enlace que lleve hasta tu rincón.¿Te parace bien?.
Un abrazo

mega dijo...

En la sencillez esta lo bueno,me gustan tus dibujos,saludos.

"Fer" dijo...

Ayyyy Fer: esta perfecto, no necesita nada más.
En la sencillez está la pureza.
El relato que nos das es digno de pensar y meditar, no sólo por lo que explica, sino en lo diferentes matices de nuestra vida diaria. Gracias por hacerme entender que no siempre vamos a obtener lo que queremos, sino que adaptarnos a lo que el destino nos tenga preparado. Abrazos fuertes

Fernando dijo...

Eurice: Me parece genial, puedes usar el dibujo. Me alegro de que te haya gustado tanto.

Fernando dijo...

Fer:
Muy agradable tu comentario. Y sí, ya sabes, si no puedes con el enemigo, únete a él...
Un abrazo.

Fernando dijo...

Sentimientos:
Gracias. Un gusto leer comentarios tan complacientes.
Un beso.

Fernando dijo...

Mega: Gracias.

César Sempere dijo...

No sólo me gusta el dibujo sino también la historia que lo acompaña.

Un placer.

✙Eurice✙ dijo...

Allí en el desván luce la preciosa margarita deshojada, para que me recuerde, que las cosas no dependen de cunatos pétalos tenga una flor, que sirven para admirar la belleza que contienen, incluso cuando las conservas en un libro olvidado o posada en una libreta.
Este dibujo es precioso
Saludos!

Julián Andrade dijo...

Me ha gustado el texto que acompaña a tu dibujo, el dibujo y el colofón a modo de explicación. A mi me gusta lo sencillo y también las margaritas. Las tengo en el jardin y todavía no me decidido apintarlas. Por ahora me conformaré con la tuya.
Saludos y gracias por comentar mi paisaje.

Su dijo...

Un dibujo muy bonito y delicado, ya tenía ganas de verlo, y la historia también me ha gustado mucho.

Cecy dijo...

El dibujo es precioso y lo acompaña bien la historia.
El dibujo en lapiz con un poco de color en la flor lo hace ver con mucha frescura.

Cariños.

Pd: Me alegro mucho por Daisy, seguramente te dará muchos lindos momentos, Seguro.

Anónimo dijo...

Las margaritas son mis flores preferidas. Sencillas y bellas, como tu dibujo. Ese pequeño toque de color, le ha dado vida. Me parece un dibujo lleno de sentimiento y recuerdos juvenileS.

Ginebra dijo...

Si así la historia que nos cuentas, abraza la sensibilidad y dulzura, acunada por ese sentimiento que nos acompaña a veces cerca, y otras lejos, en este viaje de la vida…el dibujo es como la guinda de ese pastel que endulzó nuestra alma…

Transmite la esencia de tu alma Fernando…y eso es lo más maravilloso de aquel que expresa a través de letras, pinturas, y cualquiera de las formas que aquellos que sentimos utilizamos como válvula en la que dejar escapar todo eso que hay en nosotros…

Un placer pasar por aquí…

Bsos…

Un angel dijo...

hola,
bonito relato , me iso recordar una frase ,
recuerdo la frase pero curiosamente no quien me la dijo,
" uno cultiva siembra amor y recoje amor pero no de la misma cosecha"

las margaritas son mis flores, tal vez por que son silvestres nacen y mueren donde quieren y desojarlas es tan absurdo.
un saludo nuevamente y perdon por la intromision.

chicha dijo...

Me gusta tu margarita y mucho la historia que la acompaña. Las margaritas son mis preferidas porque aún no siendo una flor de porte compite con ellas.
Tu blog destila delicadeza y sentimiento igual que las margaritas.
Un saludo

marga dijo...

Me encanta la historia sufí y por supuesto, el dibujo :)