Gente que me sigue:

sábado, 5 de febrero de 2011

Acueducto de Segovia

Acueducto de Segovia:



En ésta ocasión he necesitado más tiempo para mi dibujo. Y es que no sé muy bien el trabajo que le pudo llevar a los romanos hacerlo, pero tiene tela la paliza que me he pegado a colocar piedras...que he acabado hasta cansado.
Bueno, fuera bromas; espero que os guste éste nuevo dibujo. Debajo os adjunto una preciosa leyenda que encontré sobre éste monumento.

  Leyenda del acueducto de Segovia:


Antes de la construcción del Acueducto, los segovianos debían recorrer un largo camino fuera de la ciudad para recoger el agua que necesitaban diariamente. Cuando precisaban grandes cantidades, se veían obligados a hacer varios viajes al día.
  Y cuenta la leyenda...( que así empiezan todas las bonitas leyendas), que una muchacha, que servía en una mansión situada en lo más alto de la ciudad, tenía entre sus obligaciones cuidar de que no faltase en ella el líquido elemento.
Diariamente tenía que bajar a la plaza del Azoguejo, con dos cántaros y regresar cargada con ellos; la muchacha se sentía muy desdichada por la tarea que tenía que llevar a cabo, día tras día, sus fuerzas se fueron extinguiendo hasta debilitarla de tal modo que temía no poder seguir con su trabajo.
En una ocasión en que el calor contribuía a hacer más dura la tarea, se sentó en una esquina de la cuesta, tan desesperada que lanzó una exclamación:

- ¡Daría lo que fuese con tal de liberarme de esta esclavitud!

Justo en el momento de terminar su exclamación, oyó una voz que le decía:

-¿Es verdad eso que dices?

- Claro que si, pero soy pobre y no tengo nada que dar, respondió acongojada.

Al momento apareció un hombre moreno, con barba, muy elegantemente vestido de negro. Y le dijo:

- Yo haré llegar el agua a la puerta de tu casa, y sí que puedes darme algo a cambio... ¿me darías tu alma?

- ¿Mi alma? Claro, y yo ¿para que quiero el alma si no me sirve de nada?

Sacó el hombre de negro un pergamino, entregándoselo a la muchacha que debía firmarlo con su propia sangre, en el cual se acordaba la entrega de su alma cuando el agua llegase a la puerta de su propia casa. La muchacha, a punto de firmar el pergamino, impuso como condición que el agua llegaría al lugar pactado antes de que el gallo cantase al amanecer, porque no era capaz de resistir una jornada más. Aceptó la condición el hombre de negro y acto seguido firmó el acuerdo la muchacha, viendo como el hombre se transformaba en el mismísimo diablo y desaparecía, esparciendo un fuerte olor a azufre y lanzando una estrepitosa carcajada.
Cargó de nuevo la muchacha con los pesados cántaros y se alejó del lugar, pensando que el calor y el cansancio le habían producido un mal sueño.
No se acordó del suceso en todo el día, pero al llegar la noche, se desató sobre Segovia una extraordinaria tormenta, nunca vista antes por aquellos lugares. Los rayos y centellas eran intensamente atronadores y luminosos. Tanto que parecía ser de día.
La muchacha despertó asustada y pronto comprendió que el suceso de la tarde anterior no había sido solo un sueño... se sintió entonces aterrorizada.
Allá a lo lejos divisó al diablo, que volaba por los aires transportando enormes piedras, cavando zanjas y levantando con una velocidad impresionante, los pilares que darían lugar a los arcos sobre los que pasaría la acequia canalizadora del agua desde el arroyo Acebeda.
Aterrorizada, la muchacha no pudo dormir más, manifestando en oración a Dios su más sincero arrepentimiento y suplicando que no se cumpliera el pacto. Rogaba por la salvación de su alma y observando a través de la ventana como el diablo avanzaba a pasos agigantados en la construcción de tan impresionante acueducto. Creyendo perdida para siempre su alma, pues ya estaba la obra concluida a falta de colocar la última piedra que llegaba de camino, cuando se escuchó el canto del gallo y asomaba el primer rayo de luz de la mañana. Atónito se quedó el diablo al escuchar el canto del gallo y furioso por haber perdido por un segundo la apuesta.
Cuando los segovianos se levantaron y vieron aquél extraordinario acueducto, no comprendieron porque estaba allí. Fue la muchacha, aún asustada por haber estado a punto de perder su alma, la que contó al sacerdote lo que había ocurrido.
Y en acción de gracias, los segovianos llevaron hasta el acueducto una imagen de la Virgen y otra de San Esteban, patrón de los monederos segovianos, colocando una a cada lado, justo en el hueco que el diablo había dejado por colocar la última piedra.
Desde entonces, los aguadores segovianos pudieron hacer más llevadera la tarea de abastecimiento de agua, gracias al diabólico acueducto que, aún hoy, sigue protegido por las imágenes.



Confío en que ésta leyenda os haya gustado tanto como a mí en el momento en que la descubrí, ahora os plantearé un reto bastante fácil: ¿Quién de vosotros ve el hueco que el diablo dejó en el monumento y que ahora están en él la Virgen y San Esteban?


Un abrazo para todos.




21 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

bonito dibujo....y los segovianos lo tienen que atravesar, por encima, una vez en la vida

Fernando dijo...

Noelplebeyo: Gracias por comentar y por esa curiosa nota. ¿Pero no está muy alto eso?, !Qué pasada!.
Saludos.

Sentimientos! dijo...

Querido amigo
después de mucho tiempo de no hablar contigo,confieso que te extraño jeje.
Ojala estés muy bien junto a la familia.

Te deseo lo mejor en este fin de semana que recién comienza.
Nos seguimos visitando.
besoss

Su dijo...

Te ha quedado increíble, menudo trabajo más laborioso, no pensaba que lo iba a ver tan pronto. La leyenda ya la conocía, pero me ha gustado leerla de nuevo. Ah, el hueco se ve fácilmente, está arriba a la derecha.
Besos!

Humberto Dib dijo...

Una entrada que me deja enseñanzas, viajar no sólo es subirse a un avión y tal, muchas veces nuestros colegas de blog nos llevan al meollo de sus lugares y terminamos conociendo lo que de otra forma no podríamos.
Un abrazo.
Humberto.

Primavera dijo...

Pues quedo genial a pesar de tanto trabajo que has tenido con el dibujo...
No sabia la leyenda me ha gusto muchisimo, gracias por compartirla..
feliz fin de semana
Primaveraa

Fernando dijo...

Sentimientos: Bueno, realmente no es tan difícil hablar conmigo. Gracias por comentar.

Su: Me alegra que te guste el dibujo, y sí que ha sido laborioso. No sé si luego el resultado final llega a ser del nivel que quisiera o no, pero lo cierto es que es un dibujo en el que me he sentido muy agusto.
Por cierto, el hueco en el que se colocó a la virgen está a la ixquierda. Para que no se viera demasiado no he querido detallarlo mucho, pero igual me he colado, jeje.

Humberto: Verdaderamente, no sabemos muchas veces lo que tenemos, en cuanto a monumentos e historia. Y mucha gente se lía a viajar por el mundo buscando cosas bellas, sin conocer bien las que tiene cerca.

Primavera: Feliz fin de semana a vosotros también. Me encantan tus aduladores comentarios.

Su dijo...

Cierto Fernando, fue una errata, pero cuando quise rectificar me volvió a pasar lo que te dije ayer para dejar el comentario. Aunque no esté muy detallado el hueco, se ve bien, sobre todo quienes ya lo hemos visto allí en Segovia, jeje.

Ojosnegros dijo...

¡Uy, qué linda la leyenda y tu dibujo!
Gracias por compartirlo.
Vaya con el diablo, me le imaginé por ahí volando y colocando piedra tras piedra. Menos mal, que el final fue feliz.
Besos y feliz comienzo de semana.

TORO SALVAJE dijo...

No conocía la leyenda.
Me ha gustado.

El dibujo es excelente.

Saludos.

Marinela dijo...

Hola Fernando, el dibujo me parece de una paciencia increíble, no conozco Segovia ni su acueducto, me gustaría visitarlo, y la leyenda muy bonita, me gusta leerte, siempre aprendo algo nuevo.

Salud y un abrazo amigo.

Marinela dijo...

!Ah¡ La música me ha encantado, ¡es preciosa!

Ginebra dijo...

Un trabajo muy laborioso sin duda, te ha quedado muy bonito amigo ;-)
No conocía la leyenda, así que darte las gracias por hacérnosla llegar junto a tu dibujo…

Un placer siempre visitarte…

Bsos

Fernando dijo...

Ojosnegros: Y mira que es raro que a los malos les dé por trabajar, ¿verdad?. Gracias por pasarte por aquí.

Toro salvaje: Gracias.

Marinela: Lo cierto es que yo tampoco tengo el gusto de conocer Segovia, pero dibujarlo y hablar de su leyenda me ha "abierto la boca".
Gracias por pasarte por aquí.

Ginebra: Gracias a tí también. Es un gusto tenerte entre mis "comentaristas"

mega dijo...

Hola Fernando, al principio creí que de tanto poner piedras habías rellenado el hueco, pero una vez en grande distinguí la virgencita a la izquierda en el primer arco, muy divertido el juego pero tengo que reconocer que a pesar de conocer el Acueducto no savia lo de la leyenda, espero que al diablo no le dé por quitar ninguna piedra para que podamos seguir admirándolo, yo también admiro la paciencia que has tenido me ha gustado mucho este gran trabajo, abrazos.

Julián Andrade dijo...

Fernando, el trabajo ha merecido la pena. alguna vez he estado tentado de pintarlo, pero he desistido, es más fácil al óleo o a la acuarela que no precisa tanto detalle.

chicha dijo...

Me imagino que te habrá dado bastante trabajo,aunque un poco menos que a ellos cuando lo hicieron. Te ha quedado estupendo, con una prespectiva muy buena.
Gracias por contar la historia....yo no la conocia.

criss dijo...

Hola Fer, hace días que vi esta entrada pero he estado un poco fulll. Y no tenía fuerzas para escribir.

Te admiro por tu paciencia con el dibujo, ha quedado fabuloso.
Muchas gracias por la leyenda.

Anónimo dijo...

El dibujo quedó genial, y como bien dices, te debe haber costado mucho "colocar piedra por piedra". Yo tampoco conozco Segovia, pero en el mes de marzo, voy a tener la oportunidad de visitarla. Me encantará verla sabiendo esta leyenda. Enhorabuena por el dibujo, y por lo que has despertado en tus lectores con esta leyenda. SaludoS

Fernando dijo...

Mega: Muy agradecido por tu atento comentario.

Julián y Chicha: Gracias también a vosotros.

Criss: Espero que ya estés mejor. Gracias por pasar por aquí y comentar.

Anónimo: ¿Te vas en marzo? ¿me llevas?, jeje, gracias por comentar en mi blog.

Un abrazo a todos.

Augusto Chimpen dijo...

Qué bonito dibujo, bien realizado, no fácil de hacerlo, pero utilizas muy bien el espacio y queda muy bonito. Ya me hice seguidor y también lo guarde en mis favoritos. Te felicito por tener este blog tan bien llevado.
Augusto