Gente que me sigue:

lunes, 5 de abril de 2010

El alfarero


Fascinante: Esa era la palabra que mejor describía el momento. A Tomás le encantaba modelar el barro. Lo llevaba muy adentro desde generaciones.

Mientras el torno giraba sin parar, Tomás movía sus dedos con un arte especial, con precisión. Era una sensación de dominio a la vez que de expresión; sí, de expresión, ya que las manos también hablan a veces, del mismo modo que en otras lo pueden hacer los ojos: Al igual que una mirada puede decir más en unos segundos, que una boca en toda una tarde.

Las manos, tal y como las utilizaba Tomás podían expresar odio, amor, rabia, desamor...

Mientras modelaba un jarrón, Tomás escuchaba música. La música también puede incitar a cambiar nuestro estado de ánimo. Y es de ese modo como, mientras escuchaba bandas sonoras de películas, modelaba su obra con un arte especial. Sonreía. Disfrutaba del momento.

Pero tal y como os decía, la música puede cambiar nuestro estado de ánimo. Puede hacernos recordar cosas, o trasladarnos a otro lugar o momento. Y en ese instante, la música que escuchaba Tomás le trajo duros y recientes recuerdos: No hacía mucho tiempo que su madre había fallecido.

Mientras sus ojos se humedecían, sus manos destruían el jarrón que con tanto gusto modelaba.

Se trataba de rabia interior, de rabia contenida. De cosas que debía haber hecho en vida de su madre, y que ahora evidentemente no tenían remedio.

El barro envolvía totalmente sus manos.

Pero al igual que una banda sonora le sumió en una nube de tormentosos recuerdos, ahora se tornó dulce y romántica, a la vez que más alegre.

Respiró hondo. Debía dominar su propia mente y era el momento. Sus pensamientos lucharon por centrarse en el gran amor que tenía en su casa.

Con su cambio de pensamientos, sus manos comenzaron a "hablar" de nuevo; y el pegote de barro que envolvía sus manos se empezó a transformar en un nuevo jarrón más estilizado y bonito que el anterior.

Aunque nuestra vida esté llena de duros golpes, hay que quedarse con los buenos momentosy modelar bellos jarrones.

No hay comentarios: